13/5/18

Fito & Fitipaldis+Muchachito Bombo Infierno - Palau Sant Jordi. 12/05/18.


Los compañeros de correrías ROCK THE BEST MUSIC nos envían la crónica de ayer. 

20 años, 20 ciudades de FITO & FITIPALDIS. Era el turno de Barcelona y hubo doble fiesta para todos sus fans, viernes y sábado en el emblemático Palau Sant Jordi. Una gira que definen como un tour de celebración, sin nuevo disco pero con una energía inagotable. No podían fallar.

Y es que fue veinte años atrás cuando el bilbaíno Adolfo Cabrales, Fito, decidió abandonar PLATERO Y TU, para empezar un nuevo proyecto, FITO & FITIPALDIS con el ya legendario A Puerta Cerrada. Dió rienda suelta a su creatividad desafiando al panorama musical. Y lo consiguió, siguió cosechando éxitos y enamorando a amantes de la música en todo el país.

A las 21:00 en punto del sábado día 12 nos presentábamos en las inmediaciones del recinto. Jóvenes, mayores, niños, muchos ataviados con las icónicas gorras del músico español.

En este segundo encuentro fue el barcelonés MUCHACHITO BOMBO INFIERNO, Jairo Perera, el encargado de abrir el concierto. Mestizaje y rumba que nos entretuvo  y nos hizo bailar durante una hora.

Guitarra en mano y batería a los pies, Jairo convirtió el estadio a ritmos pegadizos con algunos de sus clásicos, Sin Sentido, El Compadre, Caraguapa, Tiempos Modernos y su homenaje al maestro PERET con El Muerto Vivo. Otra cosa no, pero alegría no le falta al artista. Así, acabó con su conocida Ojalá No Te Hubiera Conocido Nunca para dar presentación a lo más esperado de la noche. “Os dejo con el pequeño gran hombre y su gente fantástica”, con estas palabras Jairo abandonaba el escenario y nos dejaba esperando unos minutos más.

A la hora prevista, a las 22:30, tras un vídeo introductorio en el que una figura delgada con gafas y gorra se dirigía a un cementerio con lápidas con los nombres del grupo, FITO & FITIPALDIS, arrancaron al grito mejicano de “híjole” con la rockabilly Siempre Estoy Soñando.
 


Instrumentalmente son un grupo cohesionado y que no podrían sonar mejor. Un poco de Rock'n'Roll a la antigua con letras urbanas y una actitud sincera y sencilla. Así se visten, como siempre, encima de los escenarios. Porque la banda no sólo es la voz peculiar de nuestro Fito sino que cuenta con un elenco de músicos inmejorable. El veterano Javier Arzola (Cartoon Band) con su saxofón, Carlos Raya (Sangre Azul, M Clan) a la guitarra eléctrica, Alejandro "Boli" Climent al bajo y  Daniel Griffin (Miguel Rios, Tequila) golpeando la batería no defraudaron.

Sin apenas tiempo para respirar empiezan las primeras notas de Un Buen Castigo y continúan Por La Boca Vive El Pez con la que nos pide que nos quedemos afónicos y nos promete una noche muy divertida.

Así fue, entrañable con su gente y con todos nosotros, Fito siguió con el que él define el mantra del grupo Me Equivocaría Otra Vez, que dio pie a un baile prometido, el tema de LOS SECRETOS, Quiero Beber Hasta Perder El Control.

Nadie como él sabe emocionar. Lo Que Sobra De Mi nos deja con ganas de baladas y así llega mi preferida, el Blues de Donde Todo Empieza. Llegábamos al ecuador del bolo y después de Todo A Cien y Garabatos nos sorprende con un guiño a su amigo de gira, Muchachito. 


Centrados en el escenario, guitarras acústicas en mano, Fito nos presenta como sus amigos a Muchachito y a Javier con su saxo. Los tres, sin más, montan su propia fiesta, disfrutando de la música, demostrando que con tres instrumentos y alegría se puede hacer de lo bueno lo mejor.  Para este paréntesis nos enseñaron sus ritmos más callejeros con No Soy Bo Diddley y Me Tienes Frito.

Como una gran familia, Fito cuenta en esta gira con grandes músicos y amigos. En Barcelona no podía ser menos. Después del loco gran trío nos presentaba a la gran AMPARO AMPARANOIA, que entró como una apisonadora a cantar a dúo el folk Whisky Barato. Solo ella es capaz de levantar a palmas el estadio, y es que como dice el cantautor, “menos mal que solo se sabe una canción, si se sabe tres me mata”…

Temazo tras temazo. Entre La Espada Y La Pared, Tarde O Temprano y La Casa Por El Tejado nos iban anunciando el final. 


Aunque todavía quedaba un rato más. Tras apagarse las luces y hacer desesperar a los asistentes aparece Fito en solitario, acústica en mano, para deleitarnos a los nostálgicos con uno de sus primeros temas, Rojitas Las Orejas. ¿Quién no se enamoró escuchando esa canción?

Soldadito Marinero otro clásico que nos dejó embriagados para dar pie al segundo bis y broche final de la noche, un recuerdo a PLATERO Y TÚ con Entre Dos Mares y el Acabo De Llegar para decir hasta la próxima.

Dos horas de clásicos que nos dejaron con ganas de más, de mucho más. Con la banda de un gran soñador, un enamorado de la luna, de la vida y de la música, ¡gracias Fito! Híjole!

Texto y Fotos: Metal Sister.

6/5/18

Black Ice+Dr. Crüe+Breakers - Sala Bóveda. 05/05/18




Aunque algunos menosprecien a las bandas tributo, a nosotros  nos merecen mucho respeto porque, si se hace con calidad, nos aportan buenos momentos de disfrute a los que amamos la música en directo, más teniendo en cuenta que algunas de las bandas homenajeadas o ya no existen o les queda poco tiempo de actividad, por lo que es la única manera de disfrutar de sus temas en vivo.

Por ese motivo nos acercamos a la sala Bóveda en este inestable sábado climático para divertirnos con tres bandas que con mucho respeto tributan a tres grandes de la historia del Hard & Heavy, y a las 19:45 empezaron BREAKERS, banda tributo a ACCEPT, que a lo largo de 45 minutos nos dejaron alucinados con un sonido calcado a los alemanes y con un cantante que si cerrabas los ojos sonaba a UDO total!


Metal Heart es un comienzo magnifico y ofreciendo al público lo que venía buscando.
London Leatherboys, Son of a Bitch, Princess of the Dawn o Balls to the Wall entre los 9 temas que ejecutaron, y finalizando con Fast As a Shark una gran actuación.
Geniales!


En un ratito aparecieron los amigos DR.CRÜE para volvernos a hacer pasar un buen rato con los temas de MÖTLEY CRÜE, que aunque hacia relativamente poco los habíamos disfrutado en un show propio de mas de 2 horas celebrando su 8º aniversario, no podíamos dejar pasar la oportunidad de gozar con su buen hacer, comprobando que cada vez suenan mejor sin dejar nunca de sorprendernos como canta Frank y lo bien que suena la banda con una base rítmica impecable y nuestro querido Lemmy con una labor magnifica con su guitarra y su simpatía a partes iguales.

Sabiendo que en su posición en el cartel solo les permite disponer de una hora no se andan con tonterías y después de su épica Intro atacan con Wild Side seguida por 10 temas más de los que destacaría Looks to Kill, Live Wire, la joyita Starry Eyes, Kickstart My Heart, Dr. Feelgood o el momento divertido con las chicas que suben a bailar en Girls, Girls, Girls momento en el que la banda reclamó más respeto hacia las mujeres en la delicada situación que nos encontramos por acciones judiciales  execrables hacia ellas y que alguna no llegó a pillar visto el desfase de imagen que nos ofreció...surrealista es decir poco!🤣🤣🤣


Ademas nos ofrecen un final de fiesta total con una Anarchy in the UK impresionante, dejándonos con ganas de más aunque por el tiempo sabíamos que no lo permitía....como siempre chicos, MAGNIFICO!


Y como cabezas de cartel de la noche BLACK/ICE banda de Zaragoza que tributan a AC/DC que necesitaban más escenario del que ofrecía la sala por lo cual a lo largo del show hubieron muchos momentos en que el guitarrista que emula a Angus y el cantante metido en su papel  de Brian se pasearon sobre la barra del bar o directamente entre el público.


Comenzar su show con Stiff Upper Lip ya es una sorpresa, y no sera la única porque aunque caen clásicos como T.N.T. o Thunderstruck, suena también Hard As a Rock, siguiendo con Shoot to Thrill, Back in Black, Hells Bells, High Voltage, If You Want Blood, You Got It o Whole Lotta Rosie y durante The Jakc, "Angus" hace su famoso striptease en el cual nos enseña su boxer con la palabra BARCELONA en el culo 👏👏👏!!


Con la indispensable Highway to Hell se da el momento en que se les unen los cantantes de las dos bandas anteriores y finalizan el set con For Those About to Rock (We Salute You).


A escasos minutos vuelven con Walk All Over You y ponen la guinda a una gran y divertida actuación con You Shook Me All Night Long lo que pone fin a un concierto de mas de 4 horas en las que no dejamos de cantar y bailar los grandes éxitos de la historia del Rock, que gracias a promotoras como PickProds y por poquísimo dinero, nos ofrecen estas buenas bandas a las que si tenéis la oportunidad de disfrutar no lo paséis por alto!!!

TEXTO: Ferkiss.
FOTOS: Metalmaniac.




24/4/18

Saxon+Y&T+Raven - Sala Razzmatazz. Sabado 13 octubre, Barcelona.

Saludos SLAVES, pedazo bolo para octubre nos trae ROCKNROCK, nada menos que SAXON presentando su nuevo trabajo THUNDERBOLT, y como estrellas invitadas Y&T y RAVEN, pa fliparrrrr.
En gira por nuestro país, descargaran el 11 en Madrid, La Riviera, el 12 en Bilbo, Santana 27 y el 13 en la Ciudad Condal, Razzmatazz.
RAVEN formada en Newcastle en 1974, con 15 albunes a sus espaldas y considerados como los influenciadores del Speed Metal y Trash Metal, nos aseguran un espectáculo enérgico para calentar motores.
Y&T que decir de los estadounidenses que no se sepa ya, los eternos segundones iniciaron su andadura también en 1974 y 17 trabajos después, llevan su Hard Rock enérgico y virtuoso por todo el globo, de la mano y garganta de su líder Dave Meniketti, show asegurado.
SAXON habituales en nuestros escenarios y en festivales veraniegos, llevan desde el 76 pateando culos con su NWBHM y nada menos que 31 trabajos entre estudio y directos, nos peinaran con la raya en medio como nos descuidemos.

No os lo podéis perder, de las mejores giras de este año, sin duda.

17/4/18

Roger Waters - Palau Sant Jordi. 14/04/18.

Los buenos amigos de ROCK THE BEST MUSIC nos mandan la crónica del magnifico show de ROGER WATERS.
Is This The Life We Really Want? Esta es la pregunta que nos planteaba a mediados de 2017 Roger Waters cuando, por fin, tras años de silencio, volvió a meterse en un estudio de grabación para volver a demostrarnos que es uno de los grandes iconos del S.XX. Una pregunta que ayer sobrevoló el Sant Jordi en el segundo de los conciertos ofrecidos en Barcelona en el que ha sido el inicio de su gira US + THEM 2018.

Y es en el pasado 2017 cuando no solo se decidió a volver a sacar un disco en solitario, sino que, de una vez por todas, decidió aparcar a un muro que ya no daba más de sí y, quien sabe si picado en el amor propio por la magnífica gira que en estos últimos años se ha marcado David Gilmour en la que, tal como ya te contamos en su momento, decidió que era hora de volver a reivindicar toda la grandeza de PINK FLOYD. Y es ahora, en este 2018, cuando Waters, en la que posiblemente vaya a ser su última gira (el paso del tiempo no perdona) ha decidido mostrar al mundo que fue su mente donde se fraguó la que, solo con permiso de los ZEP, ha sido la gran banda de la historia del Rock, y es por ello que a lo largo de las dos horas y cuarenta y cinco minutos, con 20 minutos de descanso entre set, pasa a centrarse en esa Santa Trinidad del Universo Waters que son The Dark Side of the Moon, The Wall, y Animals, sin olvidarse de un par de temas del Wish you were here, uno de ellos, el Welcome to the Machine, que sí es 100% perteneciente a ese Universo, mientras que el otro, el tema que da título al disco, es de obligado cumplimiento que salga en el set, aunque, tal como ocurre con el que se encarga, tal como hizo Gilmour en su gira, de cerrar el concierto, es en esos momentos cuando la alargada sombra de Dave sobrevuela todo el recinto.

Y son esos tres discos, esas monumentales obras maestras del Rock, los encargados de hacernos emprender un viaje en el tiempo y de que seamos participes de un concierto  grandioso de principio a fin con un set compuesto de veintidós canciones, de las que dieciocho llevaban marcadas a fuego las iniciales PF, mientras que las cuatro restantes correspondían al reciente trabajo de Roger, y si bien es posible que aparezcan criticas comentando que su inclusión en ese aquelarre floydiano no hace nada más que romper el esquema, para los que nos gusta que alguien, en una sociedad tan confortablemente adormecida en la que nos encontramos, alce la voz en contra de los derroteros sociales y políticos  en esta sociedad en la que estamos, consideramos, o al menos es mi caso, que estas cuatro canciones, viniendo de donde vienen, se integran perfectamente en esa atmósfera que ayer Waters nos planteó en el Sant Jordi.

Con veinte minutos sobre el horario previsto, cosa que también pasó en el primero de los dos conciertos programados en Barcelona,  en un arranque fulgurante en el que ni una sola palabra, ni un buenas noches, dirigida a los asistentes al concierto, Waters se limitó a transmitir por medio de su música y de toda esa parafernalia audiovisual solo al alcance de los más privilegiados. Una hora que concluía de manera espectacular con Another brick in the Wall con un recinto ya rendido a los pies del alma mater de PINK FLOYD, y que nos dejaba expectantes ante una segunda parte que ya se intuía iba a ser excelsa.  Y vaya si lo fue…



Una segunda parte donde Waters desencadenó ante nosotros una muestra de rabia y ganas de lucha impropias de un tipo que ya supera las setenta primaveras y poseedor de una cuenta corriente que todos quisiéramos, pero Roger Waters es eso, alguien que con 34 años manufacturó un ANIMALS, y con 36 un THE WALL, un tipo que no se calla y si considera que tiene que alzar la voz desde su privilegiada atalaya, no duda ni un segundo en hacerlo. Una segunda parte en la que antes que sonara una sola nota, con la sola aparición majestuosa, estelar, de la Battersea Power Station que acabó cubriendo el recinto, todos sabíamos lo que se nos venía encima (nunca mejor dicho). Sí, una majestuoso, grandioso, espectacular… (vayan adjetivando como mejor les plazca) Dogs dió paso  a un Pigs (Three Different Ones) con el que Waters escupió toda su rabia a Donald Trump y toda su corte (M. Rajoy incluido) de compañeros de viaje. Ese Pigs de ayer son de esas cosas que uno tardará tiempo en olvidar, pero la cosa no acababa así tras el paso por el Animals, no, había más, y mientras es gigantesco cerdo seguía sobrevolando nuestras cabezas, le tocaba el turno a Money para que Waters y banda siguieran por la misma senda de reivindicación.



A continuación cambio de tercio, y si antes eran los dirigentes y sus acciones las que habían sido protagonistas, ahora tocaba centrarse en el pueblo mundano con un Us and Them que acabó convirtiéndose en otro de los grandes momentos de la noche. Una última vuelta al nuevo disco con esa preciosidad que es Smell the Roses, para regresar al DARK con esas dos joyas que son Brain Damage y Eclipse, solo capaces de ser creadas en la mente de un genio, que nos llegan acompañadas por otra vuelta de tuerca en lo que al aspecto audiovisual se refiere y es que ante nosotros se despliega la mítica portada del disco. De nuevo el espíritu de los FLOYD vuelve a empapar nuestros poros para recordarnos toda la grandeza del grupo. Todo el Sant Jordi puesto en pie, minutos de aclamación y vítores que parecen no cesar, un Waters emocionado y casi sin poder articular palabra nos conducen al último momento reivindicativo de la noche en el que tiene un recuerdo a ese trío que horas antes, sin el amparo de las Naciones Unidas, habían decidido tomar represalias contra el dirigente de Siria, con la aparición de una extraordinaria Mother que a su fin ya lo dejaba todo en manos de la obra magna de PINK FLOYD para dar colofón a una noche histórica, y que podía incluso a llegar a más si Echoes se hubiese colado en el set.
FOTOS: Ferkiss.







16/4/18

Magnum - Salamandra. 15/04/18

Aunque nunca han sido una banda a la que haya seguido fervientemente, debido a sus 40 años de existencia oficial desde que editaran su primer disco en 1978, me he puesto las pilas escuchándolos con interés ya que tenía muchas ganas de poder ver a MAGNUM en directo y esta ocasión no podía dejarla pasar ya que tampoco han sido un grupo que se hayan dejado caer mucho por nuestra ciudad.
El cambio de sala, de Bikini a Salamandra, me mosqueó un poco por si no hubieran vendido entradas, pero aunque no han agotado la taquilla han tenido un buen aforo que no ha dejado de jalear y disfrutar la actuación desde la primera nota hasta el final.



El guitarrista Tony Clarkin sigue comandando una banda que continua defendiendo su legado y que no viven de réditos porque Clarkin, salvo un parón de actividad de 5 años, no ha dejado de componer material para el grupo, siempre acompañado por Bob Catley en su faceta de frontman aportando un nivel vocal que va mejorando tal y como va transcurriendo el show, y que como todos los grandes cantantes después de tantos años de oficio, aún siendo imposible que mantenga el mismo tono del inicio de su carrera, sabe mas por viejo que por diablo, lo que hace que  siga siendo un placer poder disfrutarlo en directo (cosa que ya pudimos confirmar al poder verlo en las dos ultimas veces que nos han visitado AVANTASIA por aquí) estando los dos muy bien arropados por Al Barrow al bajo y unos coros excelentes, Lee Morris a la batería y Rick Benton a los teclados , los cuales han demostrado estar a la altura que requiere el sonido de la banda.



Los de Birminghan vienen a presentarnos su ultima grabación titulada Lost on the Road to Eternity, un buen disco con algún apunte que otro al folk incluido en su sonido hard-rockero firma de la casa, y sin ninguna banda que les abra la noche aparecen sobre el escenario con la intro que da paso a When We Were Younger seguida por el tema que da titulo a su anterior álbum en estudio Sacred Blood Divine Lies y la que da nombre al antes mencionado Lost on the Road to Eternity del que a lo largo del show sonaran 3 temas más, Show Me Your Hands, Without Love y Peaches and Cream intercaladas entre clásicos como Crazy Old Mothers, Your Dreams Won't Die o How Far Jerusalem que ha sido el único momento que Catley ha abandonado el escenario y que Clarkin se ha explayado un poco con la banda.

También han sonado Les Morts Dansant, All England's Eyes, Vigilante y finalizando el set Don't Wake the Lion ( Too Old To Die Young), para después de unos minutos de descanso completar el total de la actuación con The Spirit y When the World Comes Down elegidos como bises poniendo punto y final a un show que ha destilado clase a raudales, un sonido magnifico de principio a fin (son de las bandas con grandes temas que en directo mejoran) y que después de 105 minutos de concierto nos han demostrado que les pasan la mano por la cara a más de uno mucho más joven.
Un conciertazo por todo lo alto!!!!!

TEXTO: Ferkissgun.
FOTOS: Metalmaniac.